Franquicias de formación y enseñanza. Un éxito seguro

Abrir una franquicia de formación y enseñanza es, hoy por hoy, uno de los sectores más seguros y rentables por los que apostar. La crisis económica y el consiguiente incremento del paro en España, la importancia cada vez más creciente dada a los idiomas, o la aprobación  por parte del Gobierno de diversas convocatorias de empleo público, son algunos de los motivos que han provocado en los últimos años un aumento espectacular de este tipo de negocios en nuestro país.

Y es que el sector de la formación, tanto pública como privada, está de moda. Dedicarse a la formación permite escoger entre franquicias centradas en diversas categorías, desde la formación empresarial o la profesional, pasando por los idiomas, la educación infantil, el refuerzo escolar etc. hasta la formación en cualquier modalidad como la autodefensa, la danza, cerámica o pintura, por poner un ejemplo. Lo cierto es que existe todo una “mar” de oportunidades.

Como ya hemos comentado, uno de los motivos principales del incremento de la oferta educativa ha sido la falta de empleo, lo que ha llevado a miles de personas paradas a iniciar nuevos estudios con el fin de abrir nuevas puertas a la entrada de empleo. Las universidades e institutos de Formación Profesional, en el ámbito privado, así como las academias y centros privados han experimentado un boom en sus aulas, especialmente de personas que superan la treintena, interesadas en ampliar sus estudios y formación y tener acceso de nuevo al mercado de trabajo.

Las academias de idiomas se multiplican

Dentro de las academias privadas, las de idiomas han experimentado un crecimiento sin parangón. Sólo este sector engloba a 3.200 centros en España, de los que unos 2.400 (casi el 75%) imparten sólo clases de inglés, y otros 300 se dedican exclusivamente a la enseñanza del español como lengua extranjera.

Todos estos centros docentes atienden a más de un millón de alumnos y mueven al año 400 millones de euros. La enseñanza de español para extranjeros factura en España 180 millones y recibe a unos 175.000 estudiantes, mientras que los centros que imparten inglés junto a otros idiomas facturan 220 millones y cuentan con más de 800.000 alumnos.

Y es que los idiomas se han convertido en un modelo de negocio que ha permitido que muchos, teniendo una mayor o menor habilidad en comunicación, puedan emprender un negocio sobre una materia que se ha vendido como habilidad imprescindible para el siglo XXI.

También han repuntado las academias de repaso, tanto para los alumnos de Primaria y Secundaria, como para los estudiantes universitarios, que no dan abasto ante un panorama cada vez más competitivo.

La preparación de oposiciones escala puestos

Ni qué decir tiene el auge de las academias de preparación de oposiciones. La principal causa, sin duda, ha sido el más o menos reciente anuncio por parte del Gobierno de las dos convocatorias de empleo público (ordinaria y extraordinaria), un total de 20.280 plazas en la Administración General del Estado. A estas plazas habría que sumar decenas de miles de puestos de trabajo en distintos sectores que las comunidades autónomas deberán sacar en los próximos años, lo que ha animado a la gente a apostar por el mundo de las oposiciones como fórmula para la búsqueda de empleo. Según las estimaciones, esta oferta de empleo público podría suponer un incremento de alumnos matriculados de hasta el 50%.

El boom de la cocina y las academias

Otro sector de moda es el gastronómico. Los cursos de cocina son uno de los nuevos entretenimientos de los jóvenes. En los últimos años ha nacido el primer grado gastronómico en una universidad pública; los libros de recetas han aumentado la oferta en las editoriales; los blogs gourmet se especializan en la Red y los reallities de competición entre aficionados se emiten en horario de máxima audiencia desde 2013.

Si la crisis económica ha supuesto un varapalo para los restaurantes que se vieron abocados al cierre o a modificar sus precios, otros han sacado tajada al buen comer creando escuelas de cocina para aficionados, tanto adultos, como jóvenes y niños.

Sin duda, montar una franquicia del sector de la formación y la enseñanza es, hoy por hoy, apostar por un negocio de éxito.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *