Franquicias de retauración y hostelería: el caso de Lizarrán

Franquicias de retauración y hostelería

La franquicia como fórmula exitosa de negocio es una realidad en nuestro país. Durante los últimos años las estadísticas nos indican un claro aumento de estos establecimientos sobre todo en el sector de la moda y de la hostelería.

Según la Consultoría Tormo Franquicias el año 2017 las marcas de hostelería registraron un gran dinamismo económico llegando a las 199 enseñas, este dato estadístico se tradujo en más de 7.600 establecimientos franquicias de restauración en España, 80.000 empleos y una facturación total de 4.163 millones euros. No está nada mal.

Estos establecimientos, con interesantes ofertas gastronómicas, están repartidos por toda la geografía española y son un claro reflejo de las preferencias de ocio que actualmente tiene la ciudadanía.

Las franquícias de restauración disponen de un amplio abanico de posibilidades desde comida rápida y económica con un cierto carácter anglosajón hasta restaurantes que proponen una cocina elaborada más propia de las costumbres mediterráneas en donde el gasto es mayor. Una variada oferta gastronómica para todo tipo de paladares.

Ahora bien hay propuestas que tienen un poco de todo; producto de excelente calidad con todo el carácter de la cocina mediterránea, regado con una exquisita cerveza, todo ello enmarcado en locales con gran encanto y calidez española. Nos estamos refiriendo establecimientos de hostelería Lizarrán.

Es una de las franquicias que merece especial mención por su éxito en nuestro país y fuera de él.

Lizarrán consigue combinar a la perfección dos conceptos difíciles de conciliar como son el buen comer y los precios asequibles y además ha logrado exportar su modelo de negocio a otros países con notables resultados.

Una propuesta gastronómica que representa a la perfección el carácter de los pueblos de nuestro país, donde se que presume del disfrute de la vida, la camaradería, el tapeo y las intensas relaciones sociales, haciendo honor a nuestros orígenes latinos. La franquicia de hostelería Lizarrán ha tenido en cuenta que estas son las costumbres que tanto agradan la los millones de personas del mundo entero que nos visitan cada año.

Los establecimientos Lizarrán apuestan fuerte por este modelo gastronómico. Disponen de un rico surtido de tapas, pinchos y sartenes elaboradas que hacen las delicias de los comensales jóvenes, parejas y familias enteras. Todo bien regado con buena cerveza o la bebida que se prefiera. El precio es apto para todos los públicos y la calidad: producto del país, para qué decir más.

El éxito de la marca Lizarrán, desde una mirada más empresarial, resulta también indiscutible. El franquiciado tiene garantizado precios por debajo de la media en multitud de cuestiones desde los proveedores que se van a encargar de decorar el local elegido, hasta en el suministro del género necesario para elaborar las ricas tapas características de estos establecimientos.

Detrás de la franquicia se encuentra la sociedad Comess Group, verdaderos profesionales de la hostelería y la restauración que ponen al servicio de los establecimientos franquiciados, toda su experiencia y buen hacer ofreciendo siempre flexibilidad y adaptabilidad. Además disponen de personal capacitado incluso para lograr éxitos fuera de España exportando el modelo de Lizarrán y generando excelentes opiniones para sector de la hostelería en nuestro país.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *