Franquicias de administradores de fincas: un negocio en auge

Si quieres montar un negocio seguro, rentable y fiable hoy en día, una franquicia de administrador de fincas puede ser la solución. Aunque es un sector del que apenas se habla y se conoce, el trabajo del administrador de fincas tiene muy buenas expectativas de futuro dado el constante crecimiento que está experimentando el mercado inmobiliario en los últimos años.

Economistas, abogados y arquitectos son los profesionales que forman parte de los equipos que operan en estas cadenas franquiciadas, personas totalmente especializadas en gestionar y franquiciar todo tipo de inmuebles.

Y es que el trabajo que desempeñan los administradores de fincas es fundamental como mediadores entre la comunidad de propietarios y los vecinos del inmueble que representan. Según el Informe Administrador de fincas colegiado, publicado por el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España en 2016, siete de cada diez españoles consieran “muy importantes” la labor que estos profesionales llevan a cabo.

El sector en cifras

El sector de la administración de fincas en España mueve todos los años unos 2.600 millones de euros, según datos del Análisis de las estructuras regulatorias en la administración inmobiliaria, de Solchaga Recio & Asociados. Además, el sector da empleo directo a unas 86.000 personas, gestionándose anualmente entre 34.000 y 40.000 millones de euros, según el mismo estudio.

Estas cifras muestran la etapa de bonanza que atraviesan los administradores de fincas y, según las previsiones, se espera un crecimiento en los próximos años coincidiendo con el crecimiento inmobiliario.

Con todos los datos, podemos decir que las franquicias de administradores de fincas es una apuesta de futuro y se han convertido en una buena opción para abrir un negocio seguro y rentable.

Entre las ventajas que puede encontrar el emprendedor franquiciado que decida apostar por este tipo de franquicias, se encuentran factores como la no necesidad de destinar dinero a la compra o alquiler de un local, puesto que no es necesario; la mínima inversión requerida para su apertura, y la continua adaptación del sector tanto a los emprendedores como al mercado, con la seguridad de invertir en un negocio atemporal de continua demanda.

El trabajo de los administradores de fincas

Si te has decidido a montar una franquicia de administradores de fincas, quizás te interese conocer primero qué labores realizan este tipo de profesionales. Los administradores de fincas son las personas que se encargan de gestionar, a petición de los propietarios de fincas rústicas o urbanas, o por decisión de una junta de propietarios, los asuntos financieros, legales y técnicos necesarios para el mantenimiento y gestión económica de las mismas.

Corresponde al secretario, además de las que se puedan establecer por vía contractual y según el artículo 20 de la Ley de propiedad horizontal:

-Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares.

-Preparar con la debida antelación y someter a la junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.

-Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.

-Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.

-Actuar, en su caso, como secretario de la junta y custodiar a disposición de los titulares la documentación de la comunidad.

-Todas las demás atribuciones que se confieran por la Junta.

-Mediador entre la comunidad y el propietario, entre los mismos propietarios, entre la comunidad y las Administraciones Públicas.

-Custodiar la documentación del arrendador o comunidad

-Expedir certificados de deuda o corriente de pago para una correcta reclamación judicial o transacción inmobiliaria.

-Establecer criterios contables e información clara y precisa, realiza las liquidaciones para su aprobación, actualiza las rentas, repercute las obras, se ocupa de los cobros de los recibos a inquilinos o propietarios, repercutiendo los consumos individuales susceptibles de individualización, de morosos, deudores. De los pagos a proveedores, nóminas, acreedores, etc.

Obligaciones del administrador de fincas

Es importante que el ciudadano identifique qué obligaciones adquiere el administrador de fincas que contrata. Según el Código Civil, el administrador está obligado a “gestionar los inmuebles con sujeción a las leyes, velando por el interés común, desempeñando las funciones conducentes a su conservación y gobierno, y procurando conseguir el óptimo rendimiento según el destino dado al inmueble”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *