Factores a considerar antes de abrir una franquicia

Factores a considerar antes de abrir una franquicia

Cada vez con más frecuencia, abrir una franquicia se está convirtiendo para muchas personas en una de las opciones empresariales más atractivas. Los motivos fundamentales son simples: la inestabilidad económica en el universo mercantil y la supuesta solidez que implica adherirse a una empresa ya consolidada en el mercado. Pero antes de aventurarse en este potencialmente lucrativo mundo del franquiciado, el emprendedor deberá tener en cuenta una serie de factores a los que atender, ya que abrir una franquicia no es una operación cuyo éxito esté garantizado. Existen multitud de aspectos y riesgos que deberemos evaluar previamente.

¿Reúno las condiciones para abrir una franquicia?

El primer paso puedes darlo ya mismo, ya que consiste, ni más ni menos, que en una autoevaluación de tus capacidades y aptitudes. Más allá de tus condiciones económicas —que trataremos más adelante—, debes ser capaz de descifrar si estás o no hecho para ser un franquiciado. Si ya has pasado por la experiencia de poseer tu propio negocio tendrás un buen trecho recorrido en este sentido. Si no, comienza a hacerte preguntas tales como ¿seré capaz de soportar la presión? ¿Tengo dotes de liderazgo? ¿Mi situación personal es la adecuada para aventurarme en un nuevo negocio, o bien podría repercutir negativamente en el desempeño de mis labores?

Tipo de franquicia

Si estás pensando en abrir una franquicia, probablemente ya tendrás en tu punto de mira no solo el sector ( franquicia asesoria, franquicia de diseño web, franquicia de posicionamiento web ) en el que quieres desarrollar tu futura labor, sino también aquellos nombres propios que te resultan más golosos. Y si no es así ¡comienza a fijarte y a tomar nota! Cada sector tiene sus propias características (ubicación de los locales, dinámicas de trabajo, etc.) y lo mismo sucede con cada una de las empresas de forma individualizada. Obviamente, estas características deberán adecuarse a tus capacidades, deseos y aptitudes.

Nuestra recomendación es que atiendas a las particularidades de cada sector pero que no te quedes solo con la impresión general de aquel que elijas como el más apto para ti. Céntrate en aquellas franquicias que más te interesen y estudia cada una de ellas en profundidad.

Aspectos económicos

Es imprescindible que, tras tu evaluación íntima, traces un plan económico que te permita dilucidar, sobre todo, si a largo plazo vas a ser capaz de hacer frente a los gastos que implica la apertura de una franquicia. Está claro que no podemos prever todos y cada uno de los factores que afectarán a nuestra economía, principalmente porque la mayoría de ellos escapan a nuestro control. Sin embargo, existen muchos otros que sí podemos —y debemos— considerar y clarificar. Por ejemplo, ¿cuento con el apoyo de mi familia? ¿Voy a necesitar pedir un préstamo para afrontar la inversión inicial? Y, en este caso, ¿seré capaz de hacer frente a las cuotas mensuales?

Presencia y perspectivas de mi franquicia

Otro de los factores imprescindibles a tener en cuenta es el historial de la franquicia a la que quiero pertenecer. Datos como el tiempo de vida, su trayectoria en el mercado, las condiciones marcadas por la marca y a las que nos deberemos adaptar, etc., son detalles que deberemos evaluar con detenimiento. Asimismo, deberemos considerar las perspectivas futuras de nuestra franquicia y cuáles son nuestros principales competidores. A día de hoy, existe multitud de información en la red —guías, portales dedicados, etc.—, así como seminarios y ferias exclusivas sobre franquicias.

Con todo, si todavía queremos conocer más detalles sobre aspectos vinculados a nuestra franquicia, siempre podemos dejarnos asesorar por una consultora especializada en la materia.

Contactar con los compañeros de franquicia

Una vez tengamos del todo claro la franquicia a la que queremos asociarnos, ponernos en contacto —física o telefónicamente— con otros franquiciados puede ser una excelente manera de conocer el negocio desde dentro. Normalmente, la marca a la que pertenece nuestra franquicia nos aconsejará hablar con los franquiciados más exitosos —evidentemente, le interesa convencernos— y aunque la información que estos nos faciliten será útil, no deberíamos quedarnos solo con dicho testimonio.

Hablar con los franquiciados a los que no les va tan bien —e incluso con aquellos que han fracasado, si tuviésemos ocasión— nos ofrecerá una perspectiva tanto o más útil que la de los exitosos: conoceremos los puntos flacos y negativos de nuestra potencial futura empresa, lo que nos librará de cometer los mismos errores en el caso de que decidamos abrir nuestra propia franquicia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *